Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
12 diciembre 2023

Consejos fiscales de 2023 para reducir tu factura en 2024

Quedan pocos días para tomar una serie de decisiones que pueden ahorrar hasta 4.277 euros en tu próxima factura con la Agencia Tributaria.

Si has llegado hasta aquí es que estás interesado en sacar el máximo partido a las bonificaciones tributarias a las que puedes optar en la próxima cita con el IRPF. Recogemos las actuaciones más interesantes y comunes a las que puede optar el contribuyente, decisiones que se deben tomar antes de que finalice el año para acceder a la bonificación fiscal en la campaña de la Agencia Tributaria de 2024.

Si estás interesado en los planes de previsión para asegurar tu futuro, comprar un vehículo eléctrico o has hecho mejoras en la eficiencia energética de tu vivienda o despacho, no dejes de leer hasta el final, ya que están entre las bonificaciones más sustanciosas.

 

Aportaciones a planes de pensiones

La aportación en los últimos meses a los planes de pensiones o los planes de previsión asegurado (PPA) como el de Mutualidad son un clásico del ahorro fiscal. Este año se mantiene en 1.500 euros la aportación máxima al plan de pensión individual, aunque existe la posibilidad de incrementar las aportaciones hasta en 8.500 euros más por aportaciones a planes de pensiones empresariales. Mutualidad también cuenta con otros productos con beneficios fiscales adicionales como:

Plan Alternativo Autónomo: Podrás realizar aportaciones hasta 15.266,72 euros, que es el máximo anual permitido en 2023, como gastos de actividad. A ello se le puede sumar 1.500 euros adiconales (junto con todos los planes de pensiones que tengas), de los cuales podrás obtener un ahorro en el IRPF de hasta un 30% como máximo.

Plan Incrementa Autónomo: Pensado para mejorar la jubilación, además de los 1.500 euros de beneficio fiscal común a los planes de pensiones individuales, puedes incrementar esa cantidad hasta 4.250 euros al año deducible en la base imponible del IRPF.

 

Beneficios por vivienda habitual

En torno a la vivienda conviene diferenciar entre varias posibilidades:

Por compra, rehabilitación de vivienda
Quien compró su vivienda habitual o realizó algún pago para su construcción antes del 1 de enero de 2013, puede deducirse hasta el 15% de las cantidades invertidas, con un límite de inversión de 9.040 euros.

“Teniendo en cuenta este límite, y dado el encarecimiento del Euríbor”, aconsejan desde Gestha, “puede resultar interesante realizar un pago adicional, de 4.960 euros de media, para amortizar parcialmente la hipoteca antes de que finalice el año, deduciendo la factura fiscal en 744 euros adicionales, siempre que las condiciones del préstamo no impongan comisiones por cancelaciones anticipadas”. Esta acción puede ser compatible con las deducciones en vivienda habitual incentivadas desde las comunidades autónomas, y de obligada revisión.

Por venta de vivienda habitual
Quienes han vendido su vivienda habitual en 2023, pueden neutralizar la tributación en la declaración de la Renta si reinvierten total o parcialmente en la compra de otra vivienda habitual. Una opción interesante si tenemos en cuenta que la tributación por las ganancias obtenidas es de entre el 19% y 28%, este último, el nuevo tipo para rentas de ahorro y ganancias superiores a 300.000 euros.

Mayores de 65 años
Por último, los mayores de 65 años están excluidos de tributar por las ganancias derivadas de la venta de la vivienda habitual. Este colectivo también está exento de tributación por la transmisión de cualquier otro bien o derecho, hasta un límite máximo de 240.000 euros, “siempre que con el importe total se constituya en un plazo de seis meses una renta vitalicia asegurada”.

 

Deducción de 1.200 euros por maternidad

Las interesadas en disfrutar de esta deducción de 1.200 euros por maternidad, deben cumplir con dos requisitos:

  • Tener hijos menores de tres años o, con independencia de la edad del menor, durante los tres años siguientes a la adopción o acogimiento preadoptivo o permanente.
  • Percibir la madre en el momento del nacimiento prestaciones contributivas o asistenciales de desempleo, o que en ese momento esté dada de alta en la Seguridad Social o mutualidad o, posteriormente, con un mínimo de 30 días cotizados.

Esta ayuda es compatible con la de 1.000 euros por gastos de custodia para niños de menos de tres años, en guardería o centro de educación infantil.

 

Compensar las pérdidas por ganancias

Teniendo en cuenta que no siempre se obtiene un rendimiento positivo en las inversiones en bolsa, Gestha avisa de que “el final de año es un buen momento para hacer cuentas y compensar las pérdidas generadas en un fondo de inversión, acciones o derivados financieros con las ganancias patrimoniales obtenidas”.

Es importante recordar que no se podrán adquirir esos mismos valores o similares, en los dos meses anteriores o posteriores a la venta.  Asimismo, los rendimientos de capital mobiliario positivos (intereses de títulos, venta de obligaciones o bonos, dividendos…) se pueden compensar con rendimientos negativos.

 

Planificar la venta de acciones

Los contribuyentes cuyos rendimientos de trabajo se mueven en el límite de los 19.745 euros (antes eran de 16.825 euros), deben comprobar el impacto que en su factura fiscal pueden tener otro tipo de rentas. Rentas por alquileres de inmuebles superiores a 6.500 euros, puede llevarles a perder una reducción de rendimientos del trabajo hasta alcanzar los 6.498 euros (antes el máximo era de 5.565 euros). Situación que también afecta la venta de acciones, ya que podría obligar a hacer la declaración a quien a priori está exento: los que ingresen menos de 15.000 euros con varios pagadores, o hasta 22.000 euros con un solo pagador.

 

Eximir hasta 60.100 euros, si trabajas en el extranjero

Algunos abogados estarán interesados en la deducción para los rendimientos por trabajo en empresas radicadas en el extranjero. Estos están exentos de tributación con un límite máximo de 60.100 euros anuales. Desde Gestha se aclara que “se podrá aplicar esta deducción siempre y cuando en el territorio en el que se realicen los trabajos se aplique un impuesto de naturaleza idéntica o análoga a la del IRPF y no se trate de un país o territorio calificado reglamentariamente como paraíso fiscal”.

 

Descuentos por donativos, ONGs y afiliación

Se permite deducir hasta el 80% sobre los 150 primeros euros y el 35% para los importes restantes. Existe la posibilidad de alcanzar el 40% si en los dos años inmediatos anteriores se ha donado en esa misma entidad por importe igual o superior, en cada uno de ellos, al del ejercicio anterior, limitada a una aportación máxima del 10% de la base liquidable. Esto significa, que los donativos tienen el mayor atractivo fiscal en materia solidaria, pudiendo generar un beneficio fiscal de unos 843 euros adicionales.

Las cuotas de afiliación y aportaciones a partidos políticos suponen una deducción del 20%, limitada a una base máxima de 600 euros. En paralelo, las cuotas sindicales y de colegios profesionales pueden deducirse de los rendimientos del trabajo, estos últimos con un límite de 500 euros. Por último, también desgravan hasta 300 euros al año, los gastos de defensa jurídica por litigios en la relación laboral.

 

Incentivos para inversión en empresas

Para los técnicos de Hacienda, es la novedad más interesante de 2023. Se trata de una deducción para amigos y familiares de tercer grado de los emprendedores, que aumenta al 50% (antes era un 30%) de la inversión en la cuota estatal del IRPF al suscribir las acciones o participaciones de una sociedad nueva o de reciente creación.

Este año, la base máxima de la deducción se amplía a 100.000 euros anuales (antes eran 60.000 euros), limitada a una participación (junto con su cónyuge y familiares hasta el segundo grado incluido) no superior al 40% del capital de una entidad, cuyos fondos propios en el momento de la inversión pueden superar los 400.000 euros. Asimismo, se fija la exención total de la plusvalía al salir de la sociedad, siempre y cuando se reinvierta en otra entidad de nueva o reciente creación.

Se trata de la deducción con mayor impacto en el IRPF al conjugar un tipo de deducción alto del 50% con una base de 100.000 euros, lo que permite deducir adicionalmente 1.285 euros de media a quien financie a una empresa nueva o de reciente creación, aunque se precisa invertir otros 2.570 euros.

 

Hasta 3.000 euros por compra de vehículo eléctrico

Se puede deducir el 15% de una entrega a cuenta de al menos el 25% del valor de un turismo o moto eléctricos. Esta bonificación beneficia a quien la haya realizado desde el 30 de junio de 2023, teniendo en cuenta que el pago restante de la compra debe realizarse antes del final del segundo año posterior al primer pago a cuenta realizado.

Para quien realiza la compra completa, la deducción del 15% del valor, incluidos gastos e impuestos, y excluidos los importes de las ayudas públicas que se puedan percibir (por ejemplo por suscribir el programa MOVES III) está limitado a una base máxima de 20.000 euros y se aplica en el año en que se matricula.

Las deducciones se aplican en vehículos eléctricos enchufables y de pila de combustible de uso particular, con un precio máximo de 45.000 euros para turismos (53.000 euros para vehículos BEV de 8 o 9 plazas). Esta ayuda estará vigente hasta finales de 2024.

También existe una desgravación del 15% por la instalación de un punto de recarga hasta la fecha indicada. Se trata de una ayuda a particulares y no puede pagarse en metálico. La deducción se practica en el año en que finaliza la instalación y la base máxima es de 4.000 euros, descontadas las ayudas públicas.

 

Obras de mejora de eficiencia energética en viviendas

El próximo 31 de diciembre finalizan tres importantes deducciones para mejora de eficiencia energética de viviendas habituales, alquiladas o en expectativa de alquiler, antes de que finalice 2024. Al margen de la deducción por rehabilitación energética de edificios de uso residencial, nos detenemos en las dos bonificaciones a acciones particulares:

Deducción por obras para reducción de la demanda de calefacción y refrigeración
Deduce un 20% hasta un máximo de 5.000 euros de las obras realizadas, desde el 6 de octubre de 2021 hasta el 31 de diciembre de 2023. Contempla actuaciones como la sustitución de ventanas por otras con doble acristalamiento o el cambio de una caldera por otra de biomasa, y deben haber alcanzado una reducción de, al menos, el 7% de la demanda de calefacción y refrigeración.

Deducción por obras que reduzcan el consumo de energía primaria no renovable
Deduce un 40% hasta un máximo de 7.500 euros de las obras realizadas en el periodo antes indicado, siempre que se certifique una reducción del 30% en el consumo de energía primaria no renovable o mejore la calificación energética de la vivienda a una clase energética A o B. Se trata de actuaciones como aislamiento térmico en paredes o falsos techos, o la instalación de sistemas de calefacción o frío por aerotermia.

 

 

Contenidos relacionados

Cuáles son los principales incentivos fiscales para los autónomos

Descubre todo lo que puede hacer el interés compuesto para incrementar tus ahorros

Estrategias y técnicas para crear un fondo de emergencia, dirigidas a abogados (a)

 

 

 

 

 

¡Únete a la comunidad de personas que ya están definiendo su futuro!



#Mercados: Se alejan las nuevas bajadas de tipos

Poco se parece este 2024, cuando estamos a punto de llegar a su mitad, a lo que al comienzo de ejercicio preveíamos en materia de tipos de interés: allá por el lejano enero, no eran pocas las casas de inversión que veían posibles bajadas de tipos en Estados Unidos… en marzo.

Leer Más >>