Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
8 abril 2020

Di no a las fake news en tiempos de crisis

Se necesitan dos semanas para incubar el coronavirus, pero bastan unos pocos segundos para difundir un bulo y alarmar a la población. Evita convertirte en un peón para difundir una información falsa.

Resulta muy enriquecedor leer el artículo “El cólera y los bulos: desinformación antes del coronavirus”, publicado por La Vanguardia. El minucioso relato nos lleva al Madrid de 1834, cuando lo que hoy llamaríamos fake news agravaron los efectos de una epidemia de cólera y un bulo terminó en la terrible “matanza de frailes”. El artículo nos muestra que la enfermedad se llevó por delante muchas vidas, pero la desinformación también.

Afortunadamente, esa crisis sanitaria trajo consigo el aprendizaje de una lección: el cólera se convirtió en uno de los principales acicates de la medicina preventiva de la modernidad. ¿Os suena? La historia nos enseña que una pandemia como la del coronavirus, o la del cólera más de 180 años antes, es una oportunidad para aprender y mejorar. No obstante, parece que en materia de fake news no hemos tomado nota.

Las fake news proliferan como el virus

En plena crisis del coronavirus las teorías e informaciones falsas corren a raudales para desinformarnos. Desde las más inocentes, como la de beber mucha agua caliente o rociarse con orina para prevenir la enfermedad, hasta las nocivas, como la que obligó al Gobierno de Francia a desmentir que la cocaína cura el coronavirus. Hasta la ONU ha tenido que abrir un apartado en su web para ir desmintiendo esos bulos. Lo podéis ver en Consejos para la población acerca de los rumores sobre el nuevo coronavirus (2019-nCoV).

Por su parte, Maldita.es, un medio de comunicación sin ánimo de lucro que analiza miles de noticias publicadas en España con el objetivo de desmentir bulos y evitar así su difusión a través de internet y las redes sociales, ha detectado ya 376 mentiras, alertas falsas y desinformaciones sobre el COVID-19.

¿Cómo combatir las fake news?

Se tarda dos semanas en incubar el coronavirus, pero bastan unos pocos segundos para difundir información falsa y alarmar a la población. Para combatir las fake news tenemos que mantener la calma y recurrir al sentido común: hay que confiar solo en fuentes serias y oficiales y acudir a estas para corroborar la información, mantener la serenidad y poner lo que leemos u oímos en su contexto, y, por supuesto, no colaborar a difundir el virus de la desinformación.

Guía contra las fake news de la Policía Nacional

Ante el aluvión de bulos que circulan por las redes sociales, la Policía Nacional ha elaborado una práctica y sencilla guía para protegerse de ellos. Estas son sus principales recomendaciones:

  1. Googlea: una búsqueda rápida puede dar respuesta sobre la fiabilidad de su contenido.
  2. Contrasta: acudir a fuentes oficiales es la forma más rápida y segura.
  3. Sospecha: una imagen corporativa, logo, sello o cualquier otro intento de hacerlo oficial por sí solo no acredita su autenticidad.
  4. Consulta: recuerda que, aunque la información no pueda considerarse falsa estrictamente, saber quién es el emisor puede ayudar a saber si es opinión o información objetiva.
  5. NO compartas: si dudas o piensas que puede tratarse de una fake new, evita convertirte en un peón para difundir un mensaje falso. Muchas fake news pueden crear miedo irracional o hacer un enorme daño. ¡Utiliza siempre el sentido común!

¡Únete a la comunidad de personas que ya están definiendo su futuro!



10 ideas de negocio innovadores, sostenibles e inspiradoras

¿Te preocupa el cambio climático? ¿Tienes vocación emprendedora? ¿Piensas en el bienestar de los demás? Si has respondido afirmativamente, este post está hecho para ti. Aquí encontrarás 10 ideas innovadoras y sostenibles que te puede servir de inspiración para ofrecer tu versión más comprometida. Puedes elegir dos rutas: la sostenibilidad medioambiental y la sostenibilidad social.

Leer Más >>

#Mercados: Verano entre macro y política

No cabe duda de que vivimos unas semanas particularmente intensas, propias de un mes de julio -y lo sabes- en el que los mercados miran con ciertas prisas y no pocos miedos a las noticias que pueden guiar a bolsas y bonos durante la ya inminente -y, recordemos, frecuentemente volátil por los menores volúmenes de contratación- época estival.

Leer Más >>