Por qué cada vez más jóvenes apuestan por las finanzas sostenibles

Si cada último sábado de marzo estás pendiente del reloj para contribuir al ritual de la Hora del Planeta al que invita WWF, te gustará saber que tus decisiones de ahorro e inversión también pueden contribuir a preservar la biodiversidad.

Más de 190 países apagan el 25 de marzo las luces de sus casas, empresas y edificios emblemáticos, en apoyo de la campaña Hora del Planeta. Pero además de este gesto contra el cambio climático de 20:30 a 21:30 horas, iniciativa del Fondo Mundial de la Naturaleza, tu apoyo puede ir más allá: cada vez más jóvenes convierten sus decisiones de ahorro e inversión en un acto de responsabilidad con el planeta.

En 2022, la suma de sus distintas fórmulas crecieron el 9% en España, hasta alcanzar una cifra récord de 60.124 millones, según datos del Informe Anual Ofiso 2022, del Observatorio Español de la Financiación Sostenible (Ofiso).

Pero en opinión de Juan Carlos Villanueva, secretario general de Ofiso, no hay que confiarse: “La coyuntura es compleja, con incertidumbres geopolíticas, económicas y financieras, con un cambio de ciclo en la política monetaria hacia una estrategia más restrictiva”. Un escenario que ya pone en peligro los avances de la economía sostenible de los últimos lustros.

Además los gobiernos y los supervisores alertan sobre el peligro del greenwashing, que la sostenibilidad se convierta más en un término marketiniano de moda, que en una decisión responsable por parte de las empresas y las entidades financieras.

Villanueva pide generosidad y compromiso al sector financiero, y advierte que quién así actúe será compensado: “La generosidad será rentable. Aporta valor financiero y reputacional, y se penalizará a quien no se financie de forma sostenible en el futuro. Subir ya la apuesta por un mercado verde es una estrategia ganadora. En los próximos años la demanda de productos y servicios verdes superará la oferta”.

 

¿Qué son las finanzas sostenibles?

Según explica la CNMV, “las finanzas sostenibles implican que en el proceso de toma de decisiones de inversión se tengan en cuenta los factores medioambientales, sociales y de buen gobierno”.

Como sabes, es lo que se conoce como criterios ASG (Environmental, Social and Governance). El peligro de estas pragmáticas siglas es el riesgo de que resten impacto a los importantes valores que esconden. Resulta muy ilustrativo recordar de qué hablamos:

  • Criterios ambientales. Lucha contra el cambio climático, no contaminación de aire y agua, control de emisiones CO2, respeto a la biodiversidad, uso de energías renovables..
  • Criterios sociales. Derechos Humanos, salud y seguridad, educación, condiciones laborales, inclusión de los colectivos desfavorecidos…
  • Criterios de buen gobierno. Transparencia y rendición de cuentas, remuneración de ejecutivos justa, independencia/composición de órganos de gobierno, no discriminación, no brecha salarial entre hombres y mujeres, cumplimiento normativo…

 

¿Qué productos financieros sostenibles existen?

Si ya te estás preguntando qué productos de inversión cumplen con estos requisitos, podemos contarte que los tres más habituales son:

  • Fondos de inversión que aplican criterios ASG. Se trata de instrumentos de inversión y ahorro (instituciones de inversión colectiva) que incluyen criterios ASG en su ‘política de inversión’. Lo mejor para conocer sus políticas de inversión es acudir al folleto o DFI (Documento con los Datos Fundamentales para el Inversor), que cuenta con la garantía del análisis y registro de CNMV.
  • Fondos de inversión solidarios. Estas instituciones de inversión colectiva se caracterizan por ceder una parte de la comisión de gestión a determinadas entidades benéficas o no gubernamentales.
  • Bonos verdes y sociales. Son emisiones de deuda pública o privada, emitidos a medio y largo plazo para financiar proyectos que poseen uno o más objetivos medioambientales, o que financian actividades de tipo social.

 

¿Cómo contratar un producto financiero sostenible?

No tiene ningún secreto, como cualquier otro producto de inversión, deberás utilizar la mediación de un intermediario:

Durante el proceso de asesoramiento muestra tu interés por estos productos
Si tienes preferencia por algún tipo de medidas de sostenibilidad (puedes repasar los criterios ASG arriba indicados) deberás comentarlos con el asesor para que seleccione una cartera lo más afín posible a tus intereses.

 

Pide la información complementaria
En la que se expliquen los criterios ASG que se aplican en esa inversión en concreto que te interesa. A este respecto debes saber que:

  • Su contribución a la sostenibilidad puede hacerse por distintas vías. Algunos invierten de forma directa en actividades económicas que tienen un impacto positivo sobre la sostenibilidad. En segundo lugar, pueden actuar indirectamente al descartar su participación en proyectos de empresas o actividades económicas que tienen efectos negativos sobre la sostenibilidad.
  • También hay que saber que sus inversiones en proyectos sostenibles pueden ser en niveles muy elevados o más testimoniales.
  • Que algunos productos pueden estar más centrados en uno de los aspectos ASG, combinar dos o los tres.

 

Puedes decidir en que no quieres invertir
Hay una serie de indicadores que permiten al inversor descartar aquellos productos con impacto en sectores con los que no te identificas. Es lo que se conoce como PIAs (principales incidencias adversas) desde que el Reglamento de Divulgación de información Financiera Sostenible (SFDR), de marzo de 2021, lo introdujera.

Las PIAs incluyen indicadores en actividades concretas, por ejemplo, sobre las energías fósiles o el llamado armamento controvertido. También son de utilidad para quienes quieren asegurarse de que las empresas a las que confían sus ahorros, no están involucradas en violaciones de los derechos humanos.

 

Debe encajar con tu perfil inversor
Con toda esta información, el asesor o intermediario debe realizar tu perfil de inversor en finanzas sostenibles. Y es muy importante que en el mismo se tengan en cuenta los más clásicos criterios de inversión, o lo que es lo mismo: que el producto sea acorde a los objetivos de rentabilidad, a la tolerancia al riesgo y con los plazos de amortización adecuados.

 

 

 

¡Únete a la comunidad de personas que ya están definiendo su futuro!



Cómo pasar de la teoría a la práctica emprendedora

El emprendimiento jurídico pasa hoy más que nunca por el aprendizaje de habilidades específicas que conduzcan a buen puerto el talento emprendedor. Si eres estudiante o profesional del mundo jurídico, no dejes pasar la oportunidad que te ofrece la 5ª Edición Lab Emprendimiento Jurídico para convertir tu iniciativa emprendedora en un proyecto concreto. ¡Apúntate! Las inscripciones están abierta hasta el 6 de marzo.

Leer Más >>

Diversificar para ganar

Lo dice Warren Buffet, uno de los mejores inversores de la historia, y lo confirma la práctica financiera: “No pongas todos tus huevos en la misma cesta” e “invierte en aquello que conoces perfectamente”. El también conocido como ‘oráculo de Omaha’ por su olfato inversor, va más allá: “Es mejor tener unas pocas cestas muy seguras en las que poner todos los huevos”. Hablamos de diversificación.

Leer Más >>

#MERCADOS: Data-Dependent

Antes de comenzar con el grueso -espero que no se haga demasiado bola- del artículo, pido disculpas a los lectores por el anglicismo que titula este pequeño ensayo: claramente me sitúo entre aquellos que prefieren traducir del inglés todo aquello que se puede expresar en nuestro idioma de manera muy aproximada, incluso literal.

Leer Más >>