Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
31 enero 2024

#Mercados: Tensión geopolítica en la semana de la FED

Desde que la guerra comercial entre China y EE.UU. comenzó a acaparar la atención de los mercados, en aquel mundo que vivimos antes del Covid 19, las variables de tipo geopolítico no han dejado de tener influencia sobre los mercados de activos. Coronavirus aparte, la más impactante de todas ha sido, por supuesto, el comienzo de la guerra en Ucrania.

 

Dentro del cierto carácter endémico que poseen buena parte de las tensiones mundiales -la cuestión chino-taiwanesa, Israel y Palestina, etc.- en los últimos tiempos está cobrando fuerza el incremento de la tensión en el Mar Rojo, asociada como causa última a la inestabilidad que en la región de Oriente Medio emana desde Irán. Es apreciable que este incremento de tensión en estas aguas tan importantes -aproximadamente el 12% del comercio mundial atraviesa el Canal de Suez- se produce en un momento en el que el conflicto en Ucrania navega las aguas del estancamiento. En todo caso, los efectos últimos, caso de una extensión del conflicto, pueden ser de carácter similar a los vistos tras inaceptable agresión rusa. Nos referimos en esencia a problemas en las cadenas de suministro mundiales y al incremento del precio de la energía, sensiblemente del barril de petróleo. En resumen, tensiones para el crecimiento…y la inflación.

La dirección que tomen estas cuestiones de carácter geopolítico es extremadamente impredecible. En muchos casos dependemos del eslabón más débil de la cadena, es decir, la parte más interesada en que el conflicto se mantenga. No es el caso, desde luego, de EE.UU. ni la Unión Europea con todos sus aliados, claramente beneficiarios de una vuelta a la normalidad estratégica, si es que tal cosa existe. Sí conviene añadir que este ejercicio es año electoral en EE.UU. La importancia de estos comicios va incrementándose a medida que parece claro que veremos la confrontación de dos modelos de gestión económica y geopolítica tremendamente distantes, representados por el actual inquilino de la Casa Blanca y su previsible potencial oponente, Donald Trump.

En este contexto tan nebuloso, los bancos centrales siguen con su business as usual, que no es otro que tratar de controlar la inflación -la misma que puede verse perjudicada por los sucesos que están ocurriendo en el golfo de Adén-, en un entorno de moderación del crecimiento. La semana pasada, Christine Lagarde se esforzó -con poca fe- en tratar de alejar la posibilidad de pronta bajada de tipos, por parte del Banco Central Europeo. Como es casi tradición, otro miembro del Consejo (en este caso el Sr. Villeroy) la corregía, en un tono claramente dovish, la posibilidad de que el BCE baje tipos en cualquier momento de este año, argumento que el mercado parece comprar estos días. Y todo ello en ciernes de la cita de esta semana con la Reserva Federal.

En este sentido, va a ser muy importante escuchar la visión de Jerome Powell sobre precios y crecimiento. Los EE.UU. siguen mostrando una importante resiliencia en el crecimiento, claramente por encima de la media europea (España es casi una excepción), incluyendo un empleo que se mantiene en máximos. No está de más añadir que este mismo viernes tendremos el dato de empleo mensual, determinante a la hora de testar el estado de la economía americana. En ese contexto, lo esperable es que la FED mantenga tipos…pero existe una elevada incertidumbre acerca de los próximos pasos. En verdad, su economía parece más lejos que la europea de comenzar el proceso de bajada del precio del dinero, dada su relativa fortaleza. Por otra parte, el contexto geopolítico al que hacíamos referencia tampoco ayuda en la línea de distensión, máxime cuando el miedo en los mercados se suele traducir en compras de bonos estadounidenses.

En resumen, elevadísima incertidumbre en estos días… que no se termina de manifestar en los mercados. Por todo ello, precaución, especialmente en las bolsas de EE.UU. y el Eurostoxx, que registran un importante recalentamiento, y mucha atención a la FED…sin dejar de mirar con recelo al Mar Rojo.

 

 

 

¡Únete a la comunidad de personas que ya están definiendo su futuro!