Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
22 mayo 2024

Los secretos de ahorro de los jóvenes al descubierto, gracias al micro de ‘Céntimo a Céntimo’

Mutualidad pisa la calle en su última campaña de fomento del ahorro: ‘Céntimo a Céntimo’ recoge los mejores trucos de microahorro de los jóvenes españoles.

¿El ahorro es un mito o es tu mejor amigo financiero? Micrófono en mano, Mutualidad pasea por las principales calles de España en su última acción para fomentar el ahorro y enseñar a gestionar mejor las finanzas personales. Pero en esta ocasión la cámara de Céntimo a Céntimo no apunta a sesudos expertos, si no a los más jóvenes: ¿cuál será el consejo que más interese a la audiencia?

“Razonablemente ahorrador”, se define Miguel. Este joven valenciano de 25 años confiesa a la entrevistadora: “Me gusta destinar una parte de todo lo que voy teniendo o generando a inversiones en distintos productos”. Y es que el protagonista del primer capítulo de Céntimo a Céntimo ha puesto el listón muy alto.

Miguel demuestra ser un ahorrador avezado, asegura que cada mes retira una parte del dinero de que dispone para destinarlo a alguna o varias de las inversiones que mantiene vivas. Con esta misma periodicidad, se reúne con un gestor patrimonial para estudiar la evolución y rentabilidad de cada una de ellas y tomar decisiones.

Pero la entrevistadora de Céntimo a Céntimo, nuestra compañera Ana, ha decidido no ponerle las cosas fáciles a Miguel, ahora toca preguntarle por su capacidad de resistencia frente a los escaparates y las compras en internet. Y nuevamente Miguel da muestra de su buena cabeza: “Me considero un comprador racional y sé torear las tentaciones”.

Pero por si alguien se está preguntando si este joven estudiante valenciano es de este mundo, aquí tenemos la prueba: “También me permito mis caprichos, sobre todo para salir a comer o cenar”.

 

El microahorro, un gran entrenador

Miguel sabe que, para hacerse con un billete de primera para la libertad financiera futura, hay que tomar decisiones en la juventud. En muchos casos, un plan de ahorro que permita ir creciendo en ambición y rentabilidad nace de una decisión aparentemente tan nimia como guardar unos pocos euros en el bolsillo cada día.

No hay un concepto más joven de educación financiera que el microahorro. A diferencia de los planes de ahorro tradicionales, que parten de cantidades más significativas, esta estrategia consiste en guardar pequeñas cantidades, pero de forma regular. Y la experiencia demuestra que esta práctica, en apariencia modesta, puede ofrecer grandes resultados en el largo plazo.

 

Por qué es importante microahorrar

La campaña de Mutualidad Céntimo a Céntimo quiere sumar su granito de arena a este modelo de ahorro juvenil, difundiendo entre los jóvenes las ventajas que ofrece, que no son pocas:

  • Realista y accesible. Con independencia del nivel de ingresos, todo el mundo puede encontrar unas pequeñas cantidades de ahorro.
  • Sencillez. Iniciarse en el microahorro no requiere de grandes conocimientos ni cambios significativos en el modelo de vida.
  • Es escalable. Esta es una ventaja, si bien no necesariamente su objetivo. El microahorro puede servir para generar una base de ahorro sobre la que empezar a planificar otras acciones en el largo plazo más ambiciosas.
  • Crea disciplina. Sin duda, una de las aportaciones más importantes es ayudar a desarrollar hábitos de ahorro saludables y cultura financiera, algo que puede ser decisivo cuando se instalan en la juventud.

 

Técnicas de microahorro

Puede que ya te estés preguntándote cómo dar el primer paso. No hay una única respuesta o técnica porque otra de las ventajas del microahorro es la flexibilidad. A continuación, te contamos algunas de las técnicas más comunes que debes hacer tuyas, combinar y modificar a tu estilo de vida, porque cuántas más oportunidades generes, mayores serán los resultados.

También es importante tener claro que hablamos de una técnica que requiere de tiempo. No hay que esperar grandes resultados inmediatos, pero, si quieres tomar la medida al microahorro, puedes comenzar por plantearte un plazo asumible, ¿qué te apetece este verano? Estas técnicas pueden ayudarte a no exprimir tu saldo en la cuenta de ahorro para ir al festival o visitar a tu amigo en Berlín.

  1. Domina el arte del presupuesto. Saca la calculadora y apunta todos tus gastos, desde el café del lunes hasta la última copa del finde. Divide estos gastos en fijos (alquiler, facturas…) y variables (ocio, ropa…). Si te sorprende lo que gastas en ese café diario, 54 euros al mes, ya tienes localizado tu microahorro, ¿o en tu caso el objetivo es quitar la web de Shein de los favoritos de tu buscador?
  2. El reto de las 52 semanas. Guarda la calderilla que te sobra en una hucha. Cada semana, mete una cantidad fija (empieza por 1 euro y sube un euro cada semana: la segunda dos, la tercera tres… ¡En un año habrás ahorrado más de 1.300 euros!
  3. Utiliza apps. Si no puedes vivir sin tu móvil, al menos sácale partido. Hay aplicaciones como Wallet, Mooverang o Mint de control de gastos con objetivo de ahorro. La oferta es infinita, investiga tu mejor opción.
  4. Conviértete en un ninja de las ofertas. Si los buscas, en la actualidad hay un cupón descuento para cada compra que necesites abordar. Si lo sumas a lo que te ahorras con las promociones, el ahorro mensual puede sorprenderte.
  5. Revende tus tesoros. Ese libro que nunca leerás, esa ropa que te queda pequeña y bastantes más cosas de las que imaginas, puede dar una alegría a tus ahorros si las vendes por tu app de segunda mano favorita.
  6. Cocina en casa. Comer fuera es un agujero negro para tu bolsillo. Planifica tu menú semanal, compra en el mercado y ponte el delantal. ¡Tu salud y tu bolsillo te lo agradecerán!
  7. Muévete con cabeza. Reserva el coche o la moto para esas ocasiones en que es imprescindible. Para el resto, usa transporte público, la bici o tus deportivas.
  8. Hazte un ‘amigo’ para el ahorro. Abre una cuenta de ahorro y dale un nombre pegadizo. Cada vez que puedas, haz una transferencia a tu nuevo amigo: puede resultar inocente, pero ¡funciona!
  9. Ahórrate el susto de la factura. Revisa tu consumo de luz, agua y gas. Apaga las luces cuando salgas, acorta las duchas y busca tarifas más económicas. Recuerda, ¡cada céntimo cuenta!
  10. Di no a las compras impulsivas: ¿Lo necesitas realmente? Espera unos días antes de comprarlo. Muchas veces se te pasará la fiebre y te ahorrarás tenerlo que vender luego en la app del punto 4.

 

Y si quieres conocer más técnicas de microahorro solo tienes que visitar la pestaña de TDTF Play de Mutualidad con regularidad. Ah, y no olvides dejarnos tu opinión.

 

Contenidos relacionados

¿Hucha o festival de verano? Microahorro sin renunciar a nada

#YoSíAhorro: 5 ‘challenges’ para convertir el microahorro en un hábito

Soltero y ahorro, pareja de éxito gracias al método kakebo

 

 

 

¡Únete a la comunidad de personas que ya están definiendo su futuro!



#Mercados: Se alejan las nuevas bajadas de tipos

Poco se parece este 2024, cuando estamos a punto de llegar a su mitad, a lo que al comienzo de ejercicio preveíamos en materia de tipos de interés: allá por el lejano enero, no eran pocas las casas de inversión que veían posibles bajadas de tipos en Estados Unidos… en marzo.

Leer Más >>