Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
11 octubre 2023

Cómo dominar los exámenes tipo test como el del Acceso a la Abogacía

Es probable que cuando estés leyendo este post, el Ministerio de Justicia ya haya hecho pública la fecha para realizar el segundo Examen de Acceso a la Abogacía de este año. En cualquier caso, el reloj ya está en marcha. A estas alturas, damos por hecho que ya has repasado los contenidos del Examen, con el que cierras un ciclo para el ejercicio de la abogacía que iniciaste con el Grado de Derecho y has continuado con el Máster de Acceso a la Abogacía.

Ha llegado la hora. Estás en la recta final de una carrera que ha tenido diferentes etapas formativas y que quieres culminar como abogado ejerciente, cuya habilitación concede el Ministerio de Justicia tras superar el Examen de Acceso a la Abogacía. Para completar ese aprendizaje formativo, te invitamos a descubrir algunas técnicas y trucos específicos de los exámenes tipo test, que, dependiendo de cómo hayas preparado el Examen de Acceso a la abogacía, pueden marcar la diferencia entre Apto y No Apto en la calificación final.

 

Entrena tu memoria de reconocimiento

Prepararse un examen tipo test es distinto a una prueba en la que hay que desarrollar temáticas. Por lo tanto, la forma de prepararlo también es distinta. A diferencia de los exámenes en los que hay que desarrollar contenidos, en los que la memoria de recuerdo es fundamental, en los de tipo test lo que se activa es la memoria de reconocimiento, es decir, aquella que nos permite identificar algo que ya habíamos o estudiado con anterioridad. Y ese ‘con anterioridad’, en tu caso, tiene que ver con lo aprendido en el grado de Derecho y el Máster de la Abogacía, más el repaso de los contenidos que hayas realizado antes de la prueba. Con todo ese aprendizaje, esa memoria de reconocimiento facilita identificar la opción correcta entra las distintas alternativas. ¿Cómo activarla? La neurociencia ofrece la respuesta: utilizando recursos visuales, ya que son los que le permiten al cerebro recordar mejor la información. Bajo esa categoría están los mapas mentales, esquemas, tarjetas de estudio (flash cards), el método Loci (palacio de la memoria), entre otros.

 

Todavía estás a tiempo: autoevalúate haciendo tests

La mejor manera de afianzar los conocimientos es haciendo tests. Resérvate una hora al día para hacer las plantillas de convocatorias anteriores del Examen de Acceso a la Abogacía, “porque no solo es una buena manera de autoevaluarte sino que, además, muchas preguntas se repiten”, señala Abel Gende del Río, socio fundador de Derecho Virtual y creador de Jurista Enloquecido. “Cuando yo me presenté respondí 15 preguntas que eran un ‘copy y pega’ de las anteriores convocatorias”. Eso sí, añade, “no olvides las reformas que se hayan incorporado posteriormente”.

En este enlace de la página web del Ministerio de Justicia puedes descargarte los exámenes realizados desde 2015. Además, antes del día de la prueba, podrás acceder a una fase demo para familiarizarte con la plataforma AVEX de la UNED, donde también podrá acceder a un examen de prueba.

Y si todo esto no fuese suficiente, en internet también encontrarás webs y plataformas para hacer test. Estas son solo algunas:

  • Testabogacía.es. Incluye los test de la primera convocatoria de 2023)
  • Testaccesoabofacía.es. Simulador virtual con más de 2.000 preguntas tipo test del Examen de Acceso a la Abogacía.
  • Lefebvre. Manual con más de 1.500 preguntas tipo test del Examen de Acceso a la Abogacía 2023.
  • Opositatest.com Portal de test para oposiciones.

 

Echa un vistazo a todo el examen

En cualquier examen tipo test, y en particular en el del Acceso a la Abogacía, utiliza los primeros 5-10 minutos para hacer una lectura rápida de todo el examen. Esto te permitirá identificar las preguntas más fáciles y más complejas. Empieza a responder las primeras y deja para el final las más difíciles, “es decir, las que necesiten un proceso de deliberación mayor por tu parte”, señala Andrea Mendiola, abogada en Mendiolaw. Con esta primera lectura estás poniendo a trabajar tu memoria de reconocimiento, que ya has entrenado previamente.

 

Asocia ideas y conceptos

Relacionar conceptos e ideas y crear interconexiones entre ellos mejora la retención de información, ya que el cerebro tiende a recordar mejor ideas o conceptos asociados. Aquí el consejo es utilizar recursos mnemotécnicos como los acrónimos, acrósticos, frases con cadena de palabras, etc.

 

Lee con atención las preguntas

Una de las características de los exámenes tipo test es que hay preguntas y respuestas que pueden dar lugar a error. Procura leerlas siempre detenidamente. Y, ante la duda, “es mejor no responder que hacerlo mal”, aconseja Óscar Vos Benítez, abogado en Iurisconsult y profesor en el Máster de Acceso a la Abogacía de UDIMA-Centro de Estudios Financieros. Para Andrea Mendiola, “hay preguntas-trampa que requieren un esfuerzo mayor del examinante”. Por eso, aconseja, “debemos reconocer cuáles son las palabras clave, prestar atención a la importancia de las palabras ‘nunca’, ‘siempre’ y ‘a veces”.

Este es un ejemplo real extraído del examen de la primera convocatoria de junio:

Pregunta 2 Especialidad jurídica – En la empresa donde trabaja Carlos, su empleador quiere efectuar un despido colectivo. Indique la respuesta correcta.

a) En los despidos colectivos pueden concurrir causas técnicas, económicas, organizativas o de producción.

b) En los despidos colectivos pueden concurrir causas técnicas, económicas y de producción, pero nunca

c) En los despidos colectivos pueden concurrir causas económicas, de producción y organizativas, pero nunca técnicas.

d) En los despidos colectivos no es necesario que concurran ni causas técnicas, ni económicas, ni organizativas ni de producción, pero debe producirse el despido de al menos diez trabajadores en un plazo de treinta días.

 

En rojo, la respuesta correcta

 

La longitud sí importa

 En el mundo de los exámenes tipo test hay una máxima: “las respuestas más largas tienen más probabilidades de ser las correctas”. Este patrón común, en el que también hay excepciones, se justifica en que las respuestas correctas siempre suelen ser las más argumentadas e incluyen más información que las opciones falsas.

Ejemplo real del pasado examen de la convocatoria de junio:

 Pregunta 23 – Elisa, abogada que ejerce por cuenta propia, está dada de alta en una Mutualidad de previsión social alternativa al RETA. ¿Qué prestaciones mínimas están incluidas en su cobertura?

a) Las mismas prestaciones que ofrece el sistema público: jubilación, invalidez permanente, incapacidad temporal incluyendo maternidad, paternidad, riesgo de embarazo y fallecimiento que pueda dar lugar a viudedad y/o orfandad.

b) Las coberturas de jubilación e incapacidad permanente.

c) Las coberturas de invalidez permanente, incapacidad temporal y fallecimiento.

d) Depende de las coberturas que haya pactado Elisa con la Mutualidad.

 

En rojo, la respuesta correcta.

 

Convierte la gramática en tu aliada

 Desconfía de los errores tipográficos o gramaticales. Las respuestas correctas suelen concordar con las preguntas en género (masculino/femenino), número (singular/plural) o conjugación verbal. Y lo contrario, las incorrectas o inventadas suelen tener faltas de concordancia.

 

Fíjate en las diferencias y mínimos detalles

Desde Mundopositor.info, recuerdan que la mejor respuesta es aquella “que es cierta siempre, en todos los casos, y sin excepción. Si crees que una respuesta es “más” correcta, pero hay una excepción, probablemente la respuesta correcta sea otra”. También que “si dos respuestas te parecen válidas y otra es ‘Todas son correctas’, la probabilidad de que sea ésta la adecuada es alta”. Y, por último, si dos opciones parecen correctas, “compáralas para encontrar las diferencias, palabra a palabra si es necesario, y vuelve a leer la pregunta para determinar cuál es la mejor respuesta”.

Ejemplo real de este último caso, en el que un euro arriba o un euro abajo marca la diferencia:

 

 Pregunta 13 – La anotación de las sanciones en el expediente particular de la sociedad profesional se cancelará cuando hayan transcurrido:

a) Un año en caso de sanción de multa pecuniaria de 300 hasta 1.501 €.

b) Un año en caso de sanción de multa pecuniaria de 300 hasta 1.500 €.

c) Seis meses en caso de sanción de multa pecuniaria de 300 hasta 1.500 €.

d) Seis meses en caso de sanción de multa pecuniaria de 300 hasta 1.501 €.

 

En rojo, la respuesta correcta

 

El método del descarte 

Probablemente ya hayas oído hablar de este método, que habitualmente es el último recurso de cualquier opositor cuando una respuesta se resiste o va justito de conocimientos, algo que siempre hay que evitar. No obstante, desde la plataforma de oposiciones Gokoan aconsejan utilizarlo solo cuando “las respuestas no encajen gramaticalmente con la pregunta; no te suenen de nada habiendo estudiado bien; si tienen palabras negativas o cuestiones extremistas; o si en una pregunta anterior se afirma algo contrario a la actual”.

Este es un ejemplo ‘extremista’ real del examen de la abogacía de junio:

 

Pregunta 3: Amaya, abogada en ejercicio, especializada en responsabilidad civil derivada de vehículos a motor, está diseñando una estrategia publicitaria para atraer nuevos clientes a su despacho. Para ello, ha publicado anuncios en los que invita a sus futuros clientes a darse “golpecitos” con sus coches asegurando que debido a su cualificación y profesionalidad ello no será obstáculo para obtener el cobro de la pertinente indemnización. ¿Son conformes estos anuncios con la normativa de publicidad en el ámbito de la Abogacía?

 

a) Sí, siempre que respete el plazo de 45 días posteriores al siniestro para dirigirse a los intervinientes en la colisión.

b) No, en todo caso.

c) Sí, pues para ello no ha revelado de forma directa o indirecta hechos, datos o situaciones amparadas por el secreto profesional.

d) Sí, siempre que por el diseño del anuncio se desprenda que el texto hace hincapié en los aspectos relativos a la cualificación y profesionalidad.

 

En rojo, la respuesta correcta

 

Recuerda que el descarte es un ejercicio de lógica e intuición no exento de riesgo (salvo en casos tan claros como el indicado). Y más aún en el examen como el de la abogacía en el que cada respuesta incorrecta resta 0,33 puntos. En este punto, ten en cuenta que la calificación final del examen de acceso de la Abogacía es la media ponderada resultado del 70% de la calificación obtenida en el Examen de Acceso a la Abogacía y el 30% de la nota lograda en el Máster. Y que, para ser calificado Apto, debes lograr una nota igual o superior al 50% de la media ponderada de ambas calificaciones en base 10, es decir, 5 puntos. Antes de asumir algún riesgo, haz los cálculos, aunque lo mejor es llevar lo mejor preparado posible las materias.

 

La primera impresión es la que vale

 Óscar Vos advierte sobre la tentación de cambiar las respuestas de las preguntas ya respondidas. “Si no tienes clara la respuesta, mi consejo es que, una vez contestada una pregunta, la suerte está echada y hay que seguir adelante”. Para Abel Gende, “en el examen no van a pillarte. Si tienes dudas y has estudiado, déjate llevar por la primera impresión, que suele ser generalmente la válida”, afirma desde su propia experiencia.

 

Y, por último, revísalo todo al final: da tiempo

El Examen de la Abogacía dura tres horas, dos para la temática general y una para la específica. “Es tiempo más que suficiente para responder y repasar”, afirma Andrea Mendiola, aspecto en el que coincide Abel Gende. “Si tienes claro que ya no vas a poner nada más, lo entregas, pero no hay que tener prisa en hacerlo”.

 

Contenidos relacionados

Consejos para afrontar el Examen de Acceso a la Abogacía. Capítulo 1 TDTF: parte 1 y parte 2.

Tips para hacer un buen Examen de Acceso a la Abogacía

Las 5 técnicas de estudio más eficaces para prepararlo

 

 

¡Únete a la comunidad de personas que ya están definiendo su futuro!



#Mercados: Se alejan las nuevas bajadas de tipos

Poco se parece este 2024, cuando estamos a punto de llegar a su mitad, a lo que al comienzo de ejercicio preveíamos en materia de tipos de interés: allá por el lejano enero, no eran pocas las casas de inversión que veían posibles bajadas de tipos en Estados Unidos… en marzo.

Leer Más >>