‘Coworking’, un espacio de colaboración donde escapar de la soledad del emprendedor

En qué puede ayudar el coworking al abogado emprendedor. Mutualidad de la Abogacía busca respuestas junto a la app Zityhub y el despacho WLegal, que lo ha convertido en una herramienta estratégica.

‘Trabajar en un coworking: ¿sí o no?’. Con esta desafiante pregunta, el programa Soy Autónomo de Mutualidad de la Abogacía interpeló a los jóvenes letrados emprendedores en una jornada divulgativa sobre el coworking. Un servicio al que los mutualistas tienen acceso en ventajosas condiciones tras la alianza con la plataforma Zityhub.

“El 80% de las personas quieren trabajar en un modelo híbrido, el 15% en remoto y el 5% en la oficina”. Cifras ofrecidas por Ángel Serrano, CEO de Zityhub, para ejemplificar la demanda transformadora de esta revolución por la deslocalización: “El trabajo ya no es un lugar, es una actividad y una experiencia”, afirmó.

“Vivimos en la cuarta revolución industrial”, advertía a los asistentes Beatriz Malpartida, directora de Personas y Transformación de Mutualidad de la Abogacía: “Sin duda es un momento apasionante en el que entre todos estamos definiendo las bases de un nuevo modelo de trabajo y, de alguna manera, de lo que hagamos nosotros va a resultar el futuro”.

Y dentro de ese genérico “nosotros”, están los asistentes a esta jornada de Mutualidad de la Abogacía. Jóvenes abogados que pueden encontrar en el coworking una solución flexible y escalable en esos primeros y decisivos pasos que les llevan a convertirse en profesionales por cuenta ajena.

 

Tres barreras a derribar por el emprendedor

“Emprender no es un trabajo, es una actitud”. Lo recordaba Serrano a los participantes antes de destacar tres pilares a derribar para triunfar con un proyecto:

  • “Lo primero que hay que ganar es visibilidad. Depende del momento profesional en que se emprende, pero siempre es importante darse a conocer, y ahora además hay que hacerlo en infinidad de plataformas. Lo que ocurre, es que cuando comienzas los recursos de marketing son siempre limitados”.
  • “Hay que proyectar autoridad y experiencia. La gente quiere trabajar con profesionales solventes, que sean voces autorizadas en el trabajo que se quiere desempeñar. Por ello hay que tener claro que, aunque diseñes un gran modelo de negocio, desarrolles un excelente producto mínimo viable, y crees un gran plan de marketing, lo que te van a pedir es el nombre del primer cliente”.
  • “La tercera barrera a vencer es la soledad. El emprendimiento es una carrera de fondo en la que hay miedos e incertidumbres, pero si tú crees en tu idea, no vas a perder el foco”.

 

‘Coworking’ en mejores condiciones

“En España solo uno de cada diez licenciados en Derecho emprende”. Beatriz Malpartida explica que para ayudar a ese colectivo y mejorar esa ratio, Mutualidad de la Abogacía teje una red de alianzas para proveer a de formación online de calidad, networking en el metaverso o espacios de trabajo en los principales municipios de España.

Esta última suscrita por Zityhub: “Somos un contenedor digital entre espacios y los profesionales de su entorno. Detectamos qué espacios corporativos no están siendo bien utilizados, para incorporarlos a nuestra red siempre que cumplan con nuestro estándar de calidad y representatividad. Y no solo son espacios clásicos de coworking, nuestros suscriptores pueden ir a trabajar al Hotel Riu Plaza España, la sede de Cabify o a una universidad”.

Gracias al acuerdo, los mutualistas pueden reservar estos espacios de trabajo representativos en la app de Zityhub sin abonar la cuota de suscripción. Así, el pago se realiza solo por el espacio y tiempo reservado, a partir de 30 minutos, en cualquier de las 18 localidades donde por ahora opera la red.

 

La experiencia de WLegal

José Ignacio Estradé y José Jata Torres son dos abogados cuyos caminos se cruzaron en el Laboratorio de Emprendimiento de Mutualidad de la Abogacía. De aquel encuentro nació White Legal Services, un bufete que se ha servido de la tecnología y nuevas herramientas de trabajo como el coworking, para asentar su propuesta.

“Tenemos una visión de la abogacía un poco diferente”, explicó Estradé a los asistentes a la jornada: “Para nosotros ha sido muy importante el uso de las nuevas tecnologías de comunicación o de la inteligencia artificial, pero no solo para automatizar y comprar tiempo que mejore nuestra productividad, también para conciliar y para cuidar de nuestra salud mental”.

El abogado y empresario vuelve a incidir en la sensación de soledad que acompaña la construcción de una empresa: “Cuando empiezas nadie sabe cómo hacerlo, tienes que aprender hasta a presentarte, porque es algo que ni en el grado ni en el master te han explicado”. Sin embargo, para Estradé todo es más fácil cuando se hace en compañía: “Yo tuve la fortuna de encontrar a mi partner, y eso ha servido para vencer a la soledad”.

Socio con el que asegura reunirse en muy diferentes escenarios de trabajo para cocrear. “Gracias al coworking tenemos la oportunidad de juntarnos cuando queremos, de la forma que queremos y el tiempo que queramos. Además, ahora el despacho no es tan importante como antes, el cliente quiere que lo visites para que conozcas el ADN de la empresa, porque si tú cómo abogado conoces todo lo que hace y cómo lo consigue, tienes la oportunidad de ofrecerle servicios de mucho más valor añadido y eso es lo importante”.

Su socio José Jara también invita a participar de un ecosistema abierto y colaborativo como el que ofrece un centro de coworking: “Un despacho de abogado es sobre todo una empresa, y cuando te mueves en un espacio donde cada uno tiene una especialidad resulta muy enriquecedor, porque uno te aporta información sobre temas de diseño web y otros sobre finanzas. En esos espacios tienes la suerte de poder conectar, compartir e incluso de hacer sinergias”.

 

 

 

 

¡Únete a la comunidad de personas que ya están definiendo su futuro!